Terapia de Pareja

En la pareja no existen culpables o inocentes sino relaciones complementarias.

En el amor no hay un ganador y un perdedor, pues o vencen ambos o pierden juntos

Hombres y mujeres son diferentes y reaccionan de forma diferente.
Bajo estimamos estas diferencias y podemos terminar atrapados en un círculo vicioso de reacciones. Vemos aquí unas tendencias como hombres y mujeres afrontan situaciones difíciles:
El hombre
busca arreglar los problemas con él mismo. Necesita su tiempo para pensar, para encontrar sus soluciones. Se retira en su propia “burbuja” y “sale” cuando opina haber encontrado su solución.
La mujer busca la conversación. Es su forma de encontrar soluciones. Busca hablar sobre lo que le preocupa. La conversación le produce alivio. La mujer en primer lugar busca este diálogo con su pareja que por su lado busca la soledad.
Nos encontramos ante un problema añadido al conflicto original. La conversación rechazada y la retirada de la conversación por una parte suele ser percibido como abandono y puede importar más que la discusión original.
Al entender como reaccionamos en la convivencia facilita superar dificultades .

Las habilidades de comunicación son un punto central en la terapia de la pareja.
No solo ante un conflicto es imprescindible saber y poder expresarse. Habilidades de comunicación fomentan el dialogo en vez de cortarlo. N nos ayudan a expresar demandas, quejas y peticiones de una manera que pueden ser aceptados por la otra parte y el dialogo puede mantenerse
En el apartado comunicación encontrarás más información al respecto.

¡Quiero hacerte feliz!
Quien no quiere contribuir a la felicidad de su pareja. Con este propósito de conseguir la felicidad firmamos nuestro compromiso de pareja y nos damos por satisfecho en este propósito.
Tras un tiempo de convivencia podemos descubrir que bajo el supuesto de la felicidad se encuentran unas ideas muy distintas como por ejemplo que el sueño de la felicidad de una persona es el apartamento en la ciudad y una vida social y culturalmente muy activa; mientras el sueño de nuestra otra pareja es una casita en el campo con niños y perros y una vida tranquila en contacto con la naturaleza.
Hablamos en términos abstractos como la FELICICIDAD y no preguntamos qué en concreto se esconde para cada uno detrás de ello.
Un punto de conflicto de las parejas origina en supuestos equivocados sobre el otro. Estos supuestos crean discusiones que en una conversación fácilmente hubieran podido ser aclarados.
Preguntar y conocer al máximo la opinión del otro evita discrepancias.

La APA (Asociación Americana de Psicología) enumera una serie de pautas, avaladas por distintas investigaciones, y consideradas claves para la terapia de pareja:
La existencia de dudas antes del matrimonio se ha encontrado como predictor de problemas de la pareja.
En un estudio de 2012, realizado por investigadores de la Universidad de California (EE.UU), se encontró que las mujeres que habían experimentado dudas prematrimoniales, tenían el doble de probabilidades de divorciarse, que aquellas que no habían tenido ningún tipo de duda.
En terapia trabajamos con tus dudas antes, durante o finalizando una relación de pareja. En este trabajo es esencial que el terapeuta se abstenga en dar consejos, opiniones o indicaciones. Cada persona y cada pareja tiene sus propias soluciones y el fin de la terapia es encontrarlas.

El nivel de satisfacción marital se considera un importante factor predictor del éxito de la pareja. Los estudios al respecto señalan que, aquellas parejas cuyo grado de satisfacción marital declina durante los primeros cuatro años de matrimonio tienen más posibilidades de divorciarse, frente a aquellas en las que el nivel de satisfacción se mantiene.
Una pareja se mantiene satisfactoria si cuidamos a diario los refuerzos positivos. Esto son todos estos pequeños detalles que nos hacen sentir bien, especiales, cuidados y queridos. Esto puede ser un abrazo, decir algo agradable, o tener un pequeño detalle con la pareja.
El apoyo de la pareja es esencial, no sólo en momentos de crisis sino también en momentos de éxito, pues esto contribuye a percibir de forma positiva la relación.
Rutinas y el aburrimiento juegan en contra de las parejas. Para mantener la satisfacción en la pareja es clave tener experiencias y vivencias en común.
Actividades variadas y novedosas o simplemente un detalle que rompe la rutina diaria y “refresca” la experiencia de tener una pareja.